Homeopathy Papers

The Homeopathic Physician Treats The Emotional Component In The Chronic Patient

homeopathy header

Dr. Jose Ignacia Torres shares his views on the role of the homeopathic physician in providing healing on both the physical and emotional levels.

Medicines that soothe the soul taste bitter. ~ Salvador Casado

Chronic diseases and emotions

Currently, 45% of the Spanish population over the age of 16 suffer from one or more chronic diseases.  The factors associated with the onset of chronic diseases are the increase in life expectancy in our country (which is over 85 years in women and 80 in men), improved diagnostics making it easier diagnose high blood pressure, diabetes, osteoporosis and many other health problems. Treatments and life style habits like a poor diet, lack of exercise, and toxic habits make people sick forever.

The influence of emotions on health is widely known, and family, work and social stressors are important generators of chronic diseases with psychological disorders like depression and anxiety, which are an importnat reason for attending primary health care. Life difficulties, personal and social crises are often behind the patient’s symptoms, that are usually expressed somatically.

We may ask ourselves where to establish the limits for considering a disease as physical, psychic or social as the one who suffers is the patient. The limits are so blurred that we cannot see them. But the physician has to name the disease to make decisions.

Disease versus suffering

Eric Cassell defined suffering as a specific state of distress that occurs when the person’s integrity is threatened or broken, and which is maintained until the threat disappears or integrity is restored. Bodies hurt, people suffer.

Pain is a multidimensional perception and experience: sensory, affective and cognitive. Attending to a suffering patient from an exclusively cognitive or sensory perspective is bound to fail.

Physical, emotional and social pain are represented in the same areas in our brain, so they are comparable. This explains, for example, the limited utility of analgesic drugs if we forget care and affection.

Looking at and understanding the patient. A premise to help.

When integrity is broken, we have to know how to understand it, to see the fragmentation in the person, and to investigate the causes and find a way to heal it.

Sometimes it is a difficult task. Many patients find it impossible. And that’s where the knowledge of communication techniques, the capacity for empathy and compassion come in. The homeopathic medical history offer strategies for helping.  The presence of chronic diseases defined as physical are associated with emotional problems that affect the quality of life of these people.

Patients with heart disease, diabetes or chronic obstructive pulmonary disease (COPD), for example, usually suffer from depression and anxiety. The percentage of elderly patients and people of any age with chronic health problems far exceeds 60-70% of my daily consultation.

I interact with patient with disabilities caused by aging, arthrosis, visual and hearing difficulties, sadness and loneliness, helplessness, caregiver overload, pain and suffering amid the values of glucose, cholesterol and arterial blood pressure and the decisions of taking one or the other analgesic, anxiolytic or antidepressant.

Every day I intend, and frequently achieve, to reduce the burden of excessive or inappropriate medication, being focused on the Hippocratic maxim of the primum non nocere in searching for the best for the patient.

I realize how chronic illness, with its functional limitations and restrictions in quality of life generate demands for help in the patient, who, often because of the limited consultation time, simply get the prescription of another medicine.

Again, the knowledge of communication techniques, the capacity for empathy and compassion and the homeopathic medical history offer me strategies. I know, that listening, empathy and compassion are very potent drugs, but they require aptitude and attitude on the part of the physician, and the most precious treasure in the consultation is… time.

I am also aware of the need to seek and propose the most harmonious measures for each patient, measures, that are safe, respectful and effective. The practice of exercise depending on the ability of each person, proper nutrition, and safe and useful medicines such as music, reading, movies, dance, caresses, love and the company of like-minded and loved ones. All those activities that generate well-being in the patient.

In patients with chronic diseases who have emotional problems it is very important to propose bibliotherapy generating commitment in the patient and to look for the most appropriate psychotherapeutic techniques in each case, depending on our knowledge and the needs and affinities of the patient.

To share with the patient a listening space where the patient’s daily life is always important: their family, hobbies, joys, sorrows.  Sharing knowledge orally and written, so that understanding the disease facilitates the innate capacity for improvement that is implicit in each of us.

And in the search for medicines always to use those with the best safety profile. Therefore, the use of homeopathic remedies is an excellent option in most cases as a single treatment or complementing conventional drugs, that we consider appropriate.

Exercising a harmonic medicine

This requires the practice of a medicine balanced with its scientific and human components and that is focused on the patient and their needs, always striving for the best effectiveness without forgetting that efficiency comprises a safe and warm practice.

To grant his, the use of medicines must always be accompanied by the all time presence of the physician which allows the patient to feel understood and attended as a person and facilitates shared decision making.

The role of the homeopathic physician and homeopathic remedies in the practice of a harmonic medicine

Because of their clinical and human training and disposition, the homeopathic physician is particularly prepared to assess the emotional aspects of chronically ill patients by taking the clinical history of each patient as an individual.

Based on understanding the feelings and emotions of each patient and the individuality that conditions their specific response to stressful life events, the homeopathic physician achieves the capability to synchronize with their emotions and to look for remedies that will improve them.

Homeopathic remedies can be helpful in patients with chronic diseases to improve associated emotional problems because they are safe and compatible with any type of treatment that the patient is using such as drugs, chemotherapy, radiotherapy, rehabilitation.

In this way, we use homeopathic remedies, for example, for emotional shock that results from hearing bad news such as the diagnosis of a neoplastic disease, for the anxiety that blocks the patient when he is going to receive a treatment or before surgery, to improve the sadness following the loss of a loved one or insomnia resulting from persistent worries.

For this we prescribe remedies such as Arnica montana, Gelsemium, Ignatia, Phosphoricum acidum, Natrum muriaticum. They are effective for the improvement of symptoms of anxiety, low mood and sleep problems that are often associated with chronic health problems.

We offer many effective remedies for anxiety, depression with mild or moderate symptoms, anguish, difficulties in staying asleep, early awakening insomnia, fear, anger caused by life circumstances. Remedies like Staphysagria, Nux Vomica, Aconitum, Coffea, Causticum, Argentum nitricum are commonly used for these health problems in my practice.  The use of remedies like Nux Vomica, Opium, Ignatia, Gelsemium and many others can be of great help for the deprescription of inappropriate drugs in the elderly with chronic pathologies and in adults who use psychotropic drugs and do not benefit from their application anymore after they were useful in the beginning.

They improve the person, not just the symptom by considering the emotional aspects, the particular way of reacting to pain, and the suffering of each patient. When reviewing the effect of the proposed treatment in the consultation, the patient rather tells us about his overall improvement than about the changes of a certain symptom.

It is about looking for balance and harmony in the process of improvement or healing from a homeodynamic perspective, and about taking the most appropriate steps and times for each person.

The homeopath is able to find the personalized remedy that encompasses the  negative emotion like frustration, anger, rage, denial, guilt, fear or grief by recognizing the patient as an individual and unique person, and by knowing the homeopathic remedies.

The aims of treatment are the improvement of the physical symptoms associated with the emotional distress, the amelioration of psychic and behavioral symptoms and the achievement of an emotional balance that favors a resilient response to disease, and the recovery of integrity .

The portfolio of services that I would like to receive as a patient, and that I intend to offer as a physician is composed of smiles, affection, genuine interest in the patient, knowledge and techniques, the ability to inform about habitual doubts and fears, assertiveness, concreteness, the ability to negotiate, empathy and compassion. I ask them where the pain, anxiety, depression, loneliness or fear reside in the body, that are the main reasons for consultation. How much time do we dedicate them? … Or is it, that there are perhaps only chronic diseases and not people? ”

The knowledge of the homeopathic method opened for me the door to a deeper and more human understanding of the patients’ feelings. This allows me every day to enter into their world, to share it, to empathize and help. And when you feel that you are truly helping a person you realize that it is a fortune to be a family doctor.

Casado S. Diary of a barefoot doctor. 2017

References

http://www.msssi.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/pdf/ESTRATEGIA_ABORDAJE_CRONICIDAD.pdf

Minué-Lorenzo S, Fernández-Aguilar C. Visión crítica y argumentación sobre los programas de atención de la cronicidad en Atención Primaria y Comunitaria. Aten Primaria 2018; 50:114-29

Montori V. Why we revolt. A patient revolution for careful and kind care. 2017

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7057823

Molina T, Carballo M, Palma D, López S, Domínguez JC, Morales JC. Prevalencia de polimedicación y riesgo vascular en la población mayor de 65 años. Aten Primaria. 2012; 44:2016-2022.

Gavilán E et al. Rev. Esp Geriatr Gerontol 2012: 47(4):162-167

Estudio Nacional sobre los Efectos Adversos ligados a la Hospitalización. ENEAS 2005. Ministerio de Sanidad y Consumo. Madrid, 2006.

http://www.msssi.gob.es/organizacion/sns/planCalidadSNS/docs/estudio_apeas.pdf

http://www.elsevier.es/es-revista-atencion-primaria-27-articulo-prescripcion-potencialmente-inadecuada-mayores-65-S0212656716304619

Gotzsche P.C. Medicamentos que matan y crimen organizado. Sin fronteras.2014.

http://www.nogracias.eu/2017/11/06/sobrediagnostico-soluciones-simples-equivocadas-abel-novoa/

http://www.choosingwisely.org/

Moynihan, R., Doust, J., & Henry, D. (2012). Preventing overdiagnosis: How to stop harming the healthy. BMJ, e3502, 1-6

https://www.semfyc.es/biblioteca/doc-33-recomendaciones-no-hacer/

https://www.bmj.com/content/339/bmj.b2803

https://www.google.es/search?q=nice+do+not+do+recommendations

Deus J. ¿ Se puede ver el dolor ?. Reumatología clínica. 2009

Craving love ? Enduring grief activates brain’s reward center. Neuroimage 2008;42:969-972

Thernstrom M. Las crónicas del dolor. Anagrama.

https://www.hablandodehomeopatia.com/dolor-y-homeopatia/

org/como-ejercer-una-medicina-armonica-claves-para-una-practica-clinica-clemente-segura-y-sensata-2

T. Torras, M.Pedregosa, M.Catala, E.Paredes, A.Garcia Curado, X.Masgrau, I.Roig ,A.Modejar. Depresión y cáncer de mama ¿Hay alguna asociación entre ellos? C.Med.Psicosom, n.73-2005.

http://www.archbronconeumol.org/es-guia-espanola-enfermedad-pulmonar-obstructiva-articulo-S0300289617300844

https://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/las-enfermedades-cronicas-y-la-salud-mental-como-reconocer-y-tratar-la-depresion/index.shtml

https://www.hablandodehomeopatia.com/experiencia-medico-atencion-primaria-homeopatia/

https://www.hablandodehomeopatia.com/homeopatia-cuidado-del-paciente-cronico/

 

José Ignacio Torres

¿Quiénes son los médicos homeópatas? La experiencia clínica de un Médico de Familia con la homeopatía

Hace unos meses, nuestro compañero el Dr. Alberto Sacristan, ya publicaba un post hablando sobre ¿Quiénes somos los médicos homeópatas?, hoy trataré yo mismo de dar respuesta también a esta pregunta:

“Sólo es digna de ser vivida la vida que se vive para los otros” – Albert Einstein

A primera vista, parece que la pregunta tiene una respuesta obvia. Pero en las últimas, semanas, meses, e incluso años, venimos leyendo tantas opiniones dispares que he sentido la necesidad de dar mi respuesta personal.

Una respuesta, centrada en mi experiencia como doctor que prescribe habitualmente medicamentos homeopáticos y que ha tenido la fortuna de conocer a muchos médicos homeópatas.

Si me hubieran hecho esta pregunta hace 20 años supongo que hubiera respondido que no lo sabía o que eran un tipo de médicos diferentes de los que conocía. Quizás incluso hubiera tenido un cierto prejuicio hacia este tipo de médico porque no sabía en qué consistía la homeopatía.

Entonces, era un Médico de Familia, formado en un gran hospital en el que me habían enseñado a diagnosticar y tratar enfermedades. En mis primeras consultas, una vez terminada la residencia había comprobado por experiencias que podía ayudar de ese modo a mis pacientes. Pero lo que yo deseaba llevar a cabo era un tipo de medicina centrada en el paradigma biopsicosocial[1].

A través de este viaje literario, cinematográfico y musical analizaré en cinco etapas las cualidades que he aprendido de mis compañeros homeópatas y sobre todo de mi maestra la Dra. Tremiño.

1- Humildad: Primera etapa.

“Para llegar al conocimiento de la verdad hay muchos caminos: el primero es la humildad, el segundo es la humildad y el tercero, la humildad.” – San Agustín

Tanto en la formación médica de pregrado como durante la residencia recibimos mensajes sobre el “poder” del médico y de sus saberes y conocimientos, siendo escasas al menos en mi experiencia las lecciones de humildad, salvo las recibidas directamente de los pacientes.

Al comienzo de la película Patch Adams, dirigida por Tom Shadyac el catedrático se dirige a los alumnos de medicina recién llegados con las siguientes palabras: “Primero, no causaréis ningún daño. ¿Qué está implícito en ese sencillo precepto de la medicina?: Un poder abrumador. El poder de causar daño. Los seres humanos no merecen confianza. El ser humano miente, toma atajos, pierde el valor, se cansa… Comete errores. Ningún paciente racional depositaría su confianza en un ser humano. Y no vamos a permitírselo. Nuestra misión consiste en entrenarles con un rigor despiadado para perder su humanidad y en convertirles en algo mejor. Vamos a convertirles en médicos”.

Descubrir los límites de mis conocimientos fue una premisa necesaria para buscar otras posibles terapias de utilidad para mis pacientes, y desde las primeras clases en la Facultad de Medicina de Valladolid recibí de compañeros y maestros una gran dosis de humildad, porque como dice Salvador Casado[2] en su blog “Los médicos debemos practicar una medicina basada en la evidencia… y en la humildad”

2 – Una mente abierta al conocimiento y las experiencias: segunda etapa.

“Los prejuicios son a menudo hijos de la ignorancia” – Gustave Flaubert

Cabe pensar, que si los médicos y científicos hubiéramos leído su “Diccionario de prejuicios” tanto la ciencia como la medicina serían más libres, humanas y centradas en sus verdaderos objetivos; el progreso, la concordia y la atención humana a los pacientes.

He tenido la oportunidad, y la sigo teniendo de observar en muchas ocasiones como los médicos en general prejuzgamos a los pacientes, a los colegas y compañeros de fatigas. Como ejemplo que nunca olvidaré recuerdo una conversación en la que un Cardiólogo del hospital le decía a su residente (por otro lado, excelente persona y profesional): “desengáñate, hay dos tipos de médicos; los buenos, que estamos en los hospitales, y los malos que no lo están”.

El estudio de la homeopatía me ha permitido conocer a muchos profesionales que trabajan en diferentes ámbitos y aplican diversas terapias. Profesionales respetables por su dedicación y honestidad. El respeto a los profesionales es una obligación de todo médico. El respeto es una cualidad básica en la relación con cada paciente. Y con todos los seres humanos.

También me ha ayudado a considerar que el conocimiento recibido en la carrera y la residencia son muy limitados y que es necesario estudiar y aplicar el mayor número posible de herramientas terapéuticas a nuestro alcance. Y que el aprendizaje requiere lentitud, reflexión, silencio y recogimiento.

Prejuzgar, es a mi juicio el camino más corto para equivocarse y gestionar mal las emociones, las relaciones y las decisiones clínicas.

Una mente abierta a las experiencias y al conocimiento. Una actitud respetuosa con los conocimientos, deseos, expectativas y creencias con los pacientes. Eso es lo que demanda cada encuentro clínico.

3- El paciente como principal objetivo: tercera etapa.

“Pero no tengas la menor prisa en tu viaje.

Es mejor que dure muchos años

y que viejo al fin arribes a la isla,

rico por todas las ganancias de tu viaje,

sin esperar que Ítaca te vaya a ofrecer riquezas.”

Cavafis

Roger Neighbour nos enseña en su libro que la consulta en medicina de familia es un viaje, no un destino[3]. Una máxima sobre la que reflexioné mucho al acabar mis años de residencia y cuando comenzaba a tener mi propia consulta.

Conocer el método homeopático y atender a pacientes durante estos últimos 20 años me han ayudado a comprender mejor nuestro verdadero objetivo.

Y es que tanto la formación de pregrado como la residencia se convierten en muchas ocasiones en auténticas pruebas de competición con los otros olvidando nuestra labor. Publicaciones, comunicaciones, guardias, cursos y otras muchas actividades dirigidas a competir. Y la práctica de la medicina no es una competición. Es una vocación.

Lo importante no es la meta, sino el viaje como nos dice el poeta. Todos debemos buscar nuestra Ítaca porque ella nos ha proporcionado un viaje hermoso, y viajando nos hemos enriquecido

Hipócrates, padre de la medicina en sus “Cartas sobre la locura de Demócrito” nos recuerda que “la vida humana es una cosa ciertamente miserable: la atraviesa como un viento tempestuoso una incontenible avidez de ganancias. ¡Ojalá todos los médicos se unieran en su contra para curar una dolencia que es más grave que la locura, pues la solemos considerar una bendición siendo como es una enfermedad y causa de numerosos males!

Es posible que en mi caso entender este texto fuera más fácil por el constante ejemplo de mi padre[4], pero sin duda mis experiencias como Médico de Familia y homeópata me ayudaron a comprenderlo y aceptarlo mejor.

En la consulta todo el tiempo es y debe ser para y por el paciente. Y la entrevista homeopática ¡nos ayuda tanto a que sea así!

4- La limitación de nuestro conocimiento: cuarta etapa.

“Relativizar los puntos de vista ayuda a entender mejor” – Michel de Montaigne

Una de las lecciones más nítidas e inmediatas en mis primeras clases de homeopatía fue comprender que mi formación y adiestramiento profesional estaban basadas en un “pensamiento único” sobre lo que estaba bien o no lo estaba, tanto en la búsqueda de información como en el método de aprendizaje y el tipo de práctica clínica.

La residencia MIR tiene múltiples fortalezas, pero también algunas debilidades, siendo una de ellas la dificultad para que el alumno desarrolle un pensamiento crítico. En general, lo que sucede es que se confunde el efecto secundario (pedazo de papel) con el objetivo principal (adquisición de un saber crítico que nos haga mejores).

Llevamos años hablando de troncalidad. De la necesidad de que el médico antes que especialista debe ser médico. Pareciera que muchos años antes Albert Einstein al analizar cómo debe ser la educación de los jóvenes enfatizara lo primordial en la formación del médico: “Lo primero debería ser siempre, desarrollar la capacidad general para el pensamiento y el juicio independientes y no la adquisición de conocimientos especializados”

Pero tanto en la formación de los jóvenes en la escuela, como de los médicos en la facultad y los especialistas en el hospital, hay muchos momentos en los que vienen a la memoria las verdaderas palabras de John Stuart Mill: “es necesario desconfiar del déspota que decide sobre el bien de los demás” que deberían ser como un mantra a recitar a diario para todos los que nos dedicamos a enseñar y a atender a personas.

Tanto a nivel social, como científico y médico escuchamos a diario voces que se arrogan el poder de decidir, sin la menor autoridad intelectual ni moral para ello lo que está bien y lo que está mal. Voces y gritos que padecemos los ciudadanos, los pacientes, los estudiantes y residentes y los profesionales sanitarios.

Por eso, a menudo el aprendiz lo mejor que puede hacer por sí mismo es aprender a desaprender los malos ejemplos: la falta de respeto, la competitividad con sus compañeros y la cosificación en la atención a los pacientes, y generar un necesario espíritu crítico, y sobre todo autocrítico.

Esta es la obligación de todos. Transmitir además de conocimiento, valores con el ejemplo, que favorezcan en los jóvenes médicos y estudiantes humildad, prudencia y autocrítica como premisa para enfrentarse a su tarea cotidiana. Y asumirlos previamente también cada uno de nosotros.

Uno de los mejores ejemplos de autocrítica debería ser la valoración y uso práctico del ensayo clínico. Disponemos cada vez de más experiencias que nos enseñan la debilidad de este patrón oro de la medicina actual. Deaton y Cartwright resumen en su artículo[5] que la evidencia proporcionada por los ensayos clínicos no es suficiente para tomar decisiones verdaderas en medicina ya que siempre es posible encontrar otra evidencia basada en los mismos datos, pero contraria a la primera. Ya lo había dicho muchos años antes Borges cuando escribió en “Del rigor en la ciencia” que “pretender la perfección absoluta mata la investigación”. Para el médico clínico la investigación se lleva a cabo a diario en la consulta con cada paciente y en la cabecera de la cama en los domicilios.

Greene y Loscalzo[6] nos recuerdan que la medicina científica desarrollada a lo largo del siglo XX ha sido fundamentalmente reduccionista, persiguiendo simplificar la morbilidad humana en categorías diagnósticas rechazando, por ser poco científicos, los aspectos psicosociales. Y este ha sido uno de sus grandes errores que ha llevado a la práctica de una medicina deshumanizada. Medicina, que da la espalda al paciente y solo tiene ojos para las “pruebas” y protocolos. Números, registros, ordenadores, máquinas, estudios complementarios (análisis, pruebas de imagen y muchas otras) sin mirar ni tocar al paciente.

Y si algún médico se da especialmente cuenta de que esto esta sucediendo es el Médico de Familia. Y por supuesto, el homeópata.

5- La medicina es un arte que precisa un determinado tipo de silencios y sonidos en cada encuentro: quinta etapa.

“El hombre que no tiene música en sí mismo y no se mueve por la concordia de dulces sonidos no es de fiar” – William Shakespeare. El Mercader de Venecia.

En muchas ocasiones la música ha estado y está presente en mi consulta del Centro de Salud. Siempre ha sido una aliada a la hora de establecer una relación con algunos pacientes, compartir ideas o gustos musicales con otros, servir de apertura al encuentro clínico y crear un clima cálido después de la hostilidad de una sala de espera generalmente fría, impersonal, ruidosa y llena.

La música nos acerca, nos hace cómplices y nos cura. Os invito a escuchar a Camille Thomas y Beatrice Berrut en su interpretación del Ständchen[7] de Franz Schubert. Belleza, serenidad, melancolía y deseos de encontrar amor y paz.
Digamos a nuestros pacientes: ¡Atiende a la música! Una invitación a buscar la esencia de la vida y hacernos mejores.

La comprensión de la complejidad de la enfermedad y del ser humano me llevó a buscar en las artes fuentes de reflexión e información para comprender mejor a mis pacientes. La literatura, la poesía, el cine, el teatro, la ópera, la filosofía y la música entraron en mí no solo como deleite, aprendizaje y crecimiento personal sino también como recursos para entender al ser humano que sufre.

Comprender la utilidad de lo inútil es esencial[8] para el médico. Nos lo enseñó Marañón. Nos lo había propuesto Goethe en “Los años de aprendizaje de Wilhelm Meister” cuando persiguiendo lo inútil, entiende que nada es más hermoso que ser útil a la sociedad y lo ayuda a elevarse del amor a sus intereses al amor por la humanidad haciéndose médico.

Ser médico y especialmente médico homeópata requiere un gran esfuerzo personal que será recompensado con la mirada y sonrisa de cada paciente agradecido, con el sentimiento del trabajo bien hecho, con amor y dedicación plena.

Sin olvidar nunca que hay que tener el coraje de arriesgarse, de afrontar los miedos y los gozos de la navegación. Arriesgar de puertas para dentro con cada encuentro clínico. Arriesgarse de puertas hacia fuera con un compromiso permanente con la investigación, la docencia y la práctica de una medicina preñada de estudio, dedicación y ética, como es la práctica de la homeopatía.

El estudio de cada caso como algo único. Porque todos somos únicos.

Un médico homeópata es un profesional humilde, con una mente abierta al conocimiento y a las experiencias, consciente de que su saber es limitado, cuyo objetivo principal es ayudar a sus pacientes a través de una profunda comprensión de cada uno de ellos como persona, sabedor de que su labor es un arte en el que está implícito un conocimiento científico previo y actualizado permanentemente.

Un médico que en cada encuentro clínico pone todos sus sentidos y aprende a ver en cada paciente un ser humano único y complejo.

Estudia la ciencia del arte. Estudia el arte de la ciencia. Desarrolla tus sentidos y, sobre todo, aprende a ver – Leonardo Da Vinci

[1]Engel G. The need for a new medical model: a Challenge for biomedicine. Science. 1977;196:129-36.
[2]http://www.doctorcasado.es/2010/08/medicina-basada-en-la-evidencia-y.html
[3]https://residenciasrecife.files.wordpress.com/2015/04/la-consulta-interior.pdf
[4]Rev Clin Esp 2014;214:422-3 – Vol. 214 Núm.7 DOI: 10.1016/j.rce.2014.05.021
[5]http://www.nber.org/papers/w22595.pdf
[6]http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMms1706744
[7]https://www.youtube.com/watch?v=_JpXlliAn2I
[8]Ordine, Nuccio. La utilidad de lo inútil. Ed. Acantilado. 2013

About the author

Jose Ignacio Torres

Jose Ignacio Torres

Dr. Jose Ignacio is a Spanish family doctor. He completed his family medicine residency at the University Hospital in Marques de Valdecilla (Santander). He has worked in many aspects related to family medicine: as the head of studies, guardian of residents, president of the quality commission. He is a University Specialist in homeopathy from the University of Valladolid. and in his consultation in the health centers in Las Antenas (Santander), Barcelona in Móstoles (Madrid), San Agustín and Gamonal Antigua (Burgos) and currently in Montesa (Madrid). He has always been interested in researchand teaching and has been fortunate to be able to train many resident physicians. In the 90s he felt the need to learn other forms of therapy and had the great fortune of learning homeopathy. He is a University Specialist in Homeopathy from the University of Valladolid. He is currently a professor at the CEDH (Centro de Enseñanza y Desarrollo de la Homeopatía ). Dr.Jose Ignacio Torres is a member of the team of Spanish homeopathic physicians who share their thoughts on homeopathy at www.hablandodehomeopatia.com

1 Comment

  • pulse pressure is difference between systolic diastolic,beating behavior on three fingers,beat count number, plus practice by old indian physicians was big tool,to find overall health condition,now replaced by clinical tests.say argt nit pulse is bounding on second finger,thuja pulse is wiry,pulsa pulse changes beats on all three fingers is soft like ferrum phos pulse.pulse is confirmatory test,much homeopathic study research not available except onebook tridosha and homeopathy.baryta carb systolic high diastolic low translates few beats strong then next few weak sign of extreme sensitivity,baryta is most sensitive unable to use his brilliance,lymphatic flow retarded, mind is not retarded as books say.neatby explains modern homeopathy doctors no time busy practice.indian egypt ancient knowledge be explored,only david lilley working single handedly.

Leave a Comment